Y cerramos Halloween con un video de Mariola de la fiesta y un cuento terrorífico

   

miércoles, 1 de noviembre de 2023 / 619 lecturas

Nos acaban de comentar que Mariola O. acaba de subir un vídeo del Halloween de Matillas del sábado pasado. Lo acaba de subir a Youtube y lo compartimos con todos ustedes:

¡Muchísimas gracias a Mariola por el vídeo!

…Ya puestos, denle un like, suscríbanse y denle a la campanita para que les avisen de los nuevos vídeos.

 

Y como broche final, Graciela ha escrito un cuento de terror ambientado en Matillas que ha servido de base para el pasaje del terror que han podido ver en el video.

La verdad, da mucho miedo:

«Hace muchos años, en un tranquilo pueblo llamado Matillas, Halloween era una festividad muy
especial. Los niños esperaban con ansias esa noche para salir a pedir dulces disfrazados de sus
personajes favoritos desde lo alto de la colina hasta la estación del tren cerca del río. Pero en
Matillas, había una leyenda que les hacía temblar de miedo cada vez que se acercaba el 31 de
octubre.

La historia se remonta al año 1923, justo ahora hace 100 años. Comienza con una niña llamada
María Torrecaballero de la Vega, una pequeña de ojos curiosos y cabello oscuro que vivía en una
antigua casa al lado de la iglesia del pueblo viejo, hoy casi destruida. María tenía 11 años y una
muñeca llamada Isabel, una preciosa muñeca de porcelana que había pertenecido a su abuela.
Isabel tenía un vestido de encaje blanco y cabello rubio como el trigo.

En la víspera de Halloween, María decidió que quería llevar a Isabel consigo mientras iba a pedir
dulces. Así que, con su muñeca Isabel en brazos, María salió de su casa y comenzó a caminar con
su amiga Vicenta desde lo alto de Matillas la vieja hasta la estación, pasando por el cementerio, la
plaza, el puente y por alguna de las oscuras calles del pueblo, en busca de caramelos y golosinas.
Su amiga Vicenta era una niña intrépida, con una gran pasión por las aventuras y con ansia de
descubrir secretos y maravillas a su alrededor. Quería a su amiga María más que a cualquier otra
cosa en el mundo.

Mientras las niñas recorrían las casas del pueblo, a la altura del río comenzaron a notar que la
noche estaba más fría de lo habitual. La luna brillaba en lo alto, pero su luz parecía distorsionada
de alguna manera, como si estuviera bajo el hechizo de algo siniestro. Ambas amigas sintieron por
unos largos segundos un escalofrío en sus espaldas, pero se abrazaron y cogiéndose de la mano
siguieron el camino en busca de sus amigos.

Finalmente, María y su muñeca llegaron a un callejón oscuro en el que nunca habían estado. María
se había distraído por el camino y en ese momento se encontraba separada del resto de niños y su
amiga Vicenta la esperaba unos metros más adelante sentada en una roca. En un instante, y asustada
por los sonidos de un cántico profundo que venía de lejos, su muñeca cayó de sus manos y rodó
unos metros hacia adelante. María se agachó para recogerla, pero cuando la tomó nuevamente en
sus brazos, se dio cuenta de que algo había cambiado. Isabel ya no era una muñeca de porcelana,
sino una lechuza de ojos brillantes y plumas suaves.

María sintió un pánico abrumador mientras observaba a su muñeca salir volando, pero antes de
que pudiera reaccionar, oyó aullidos aterradores que llenaron el aire. Los perros del pueblo se
habían transformado en lobos feroces y se acercaban corriendo hacia ella. María corrió
desesperadamente, pero los lobos la alcanzaron y, en un instante, todo se volvió negro.
Después de ver como desaparecía su amiga envuelta por la oscuridad, Vicenta se adentró en el
estrecho callejón con una vela en su mano y el corazón lleno de determinación. La luz de su
linterna parpadeaba en las sombras mientras avanzaba valientemente, gritando el nombre de su
amiga María.

A medida que se adentraba más en la oscuridad, el hechizo que había transformado a su amiga y a
su muñeca también la atrapó. De repente, se encontró rodeada de árboles encantados susurrantes y
sombras instrumentales danzando en círculo. Pero Vicenta siguió adelante, enfrentándose a sus
miedos mientras buscaba a su amiga perdida.

Finalmente, llegó a un claro donde encontró pistas extrañas: plumas de lechuza en el suelo, huellas
de lobo en el barro y la bufanda favorita que María llevaba siempre se ponía en las noches frías de
Matillas.

Vicenta no pudo ver más, y por mucho que intentó encontrar a su amiga, con lágrimas en los ojos,
regresó al pueblo con la historia increíble de lo que había sucedido en aquel callejón.

María y su muñeca Isabel, desaparecieron misteriosamente esa noche de Halloween y solo se
cuenta en la leyenda su trágico destino. Desde entonces, se dice que las luces centelleantes en el río
son sus espíritus, protegiendo a los niños y guiándolos de regreso a casa, recordándoles la
importancia de la valentía y la amistad verdadera, incluso en los momentos más oscuros y que el día
en que la muñeca Isabel aparezca con su vestido de encaje, se habrá roto el embrujo y el espíritu de
María dejará de deambular la noche de Halloween en Matillas.»

 

Aquí lo pueden descargar en PDF.

¡Muchísimas gracias a todos! El año que viene, más y mejores sustos.

(71)

Si tienes alguna foto, noticia o texto de Matillas que quieres publicar, usa el formulario de contacto o escribe matillas19293{arroba}gmail.com

correo de Matillas.org

¿Te ha gustado? Suscríbete a Matillas.org. RSS de Matillas.orgVía RSS. Pagina en Facebook de Matillas.org Matillas.org en Facebook

Este artículo fue escrito el miércoles, 1 de noviembre de 2023 a las 18:47 y está guardado en la categoría Fiestas y Tradiciones, Video. Puedes seguir los comentarios de este artículo con el RSS 2.0 feed. Both comments and pings are currently closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.Enlace Plugin Cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies